Experiencias de gestión y comunicación institucional.

Otras e-tertulias

Imagen de 13312632305174
Anfitriona
Corina Rogovsky
Imagen de 13312632305174

¡Bienvenid@s a este espacio de intercambio en línea que denominamos e-tertulia!
L@s invito a intercambiar ideas, opiniones y a reflexionar junt@s en torno a Experiencias de Gestión y comunicación institucional.

Para comenzar a dialogar… me pregunto y les pregunto ¿cuáles son las posibilidades que nos brindan los dispositivos móviles para la gestión y la comunicación institucional? ¿en qué situación consideran que el uso de dispositivos móviles agiliza, potencia, mejora las instancias de gestión y comunicación institucional? ¿forman parte de alguna experiencia de trabajo en gestión y comunicación institucional a partir del uso de dispositivos móviles?

Queda abierto el diálogo, ¿quién abre el juego?
Un cálido abrazo,
Corina

Imagen de 13316060007224

Tal vez expresarse desde la teoría no sea bueno, tratando de contestar tu pregunta, y realizando una transferencia de lo cotidiano a lo institucional y su gestión, hoy por hoy, organizamos actividades, eventos, cuestiones laborales, familiares, y casi la totalidad de nuestros procesos vivenciales mediante el uso de los celulares y medios de telecomunicaciones cada vez más sofisticados, creo que separarlo de lo institucional y su gestión sería un poco como pretender separarlo de la realidad.

Imagen de 13315901662223

Tengo experiencia utilizando moodle. Y es claramente muy intuitivo pero sobre todo es interesante como permite introducir otro tipo de recursos (skype, webex, etc,) dentro del sitio o "embbebidos" en él para enriquecer procesos de enseñanza y de aprendizaje. Sobre todo cuando se intenta evaluar y desde lo formativo - desde el proceso- poder llevar un seguimiento personal de cada estudiante.

Imagen de 13315902084106

Mi respuesta es un sí rotundo. Por supuesto que ayuda muchísimo, ayuda a la dinámica de las clases, a la investigación, en ciertos momentos colabora con la didáctica volviéndola más flexible y lúdica.
Sin embargo no hay que volverse fanático de todo lo que sale. Los alumnos también deben utilizar herramientas más tradicionales, volver a la lectura de los libros, a la investigación personalizada, a los diarios y otros registros que no sean solo informáticos, e incluso a la lecto-escritura (que es un desastre en muchísimos casos). Ensuciarse las manos con pintura es mejor que hacer un dibujo virtual. No hay que olvidarse de las actividades físicas, ya que estar sentado adelante de una máquina no nos hace mejores. Hay que cuidar mucho la forma de investigar, ya que muchos alumnos (y también lo he visto en docentes) buscan la información, la cortan y la pegan y ni siquiera se detienen a releer lo que pusieron. Hay informes y trabajos que tienen por ejemplo, mezclas de fechas, no tienen sentido ni didáctica y generalmente son tomadas de fuentes de dudosa procedencia (si es que las citan). Además no todos los alumnos y docentes tienen fuera del aula ( o sea en su vida familiar o personal) el acceso a las herramientas y dispositivos que pueden tener en un colegio o facultad o institución. Lamento que haya profesionales que si se corta la luz o internet no saben para donde correr.